Cupcakes,  Magdalenas

Cupcakes de Guinness con frosting de queso

Estos cupcakes son una delicia para los amantes del chocolate y la cerveza, ya que unen maravillosamente ambas cosas. La cerveza Guinness marida muy bien con postres de chocolate y al ir incluida en la masa deja un poco de sabor. Los cupcakes quedan muy jugosos y recuerda bastante a la esponjosidad del Red Velvet.
Las cantidades son para 12 cupcakes.

– 125 ml de cerveza Guinness
– 125 gr de mantequilla sin sal
– 125 gr de harina
– 200 gr de azúcar
– 40 gr de cacao en polvo sin azúcar ( para mi Valor es el mejor)
– 8 gr de levadura en polvo
– 1/2 cucharadita de bicarbonato
– 70 ml de nata para montar (también se puede usar buttermilk)
– 1 huevo M
– 1 cucharadita de aroma de vainilla

En un cazo se pone la mantequilla con la cerveza Guinness, se calienta a fuego medio hasta que se funda la mantequilla y mezclamos un poco para que quede bien emulsionado.

En un bol tamizamos todos los ingredientes sólidos, es decir, la harina, la levadura, el bicarbonato, el azúcar y el cacao.

En el cuenco donde vayamos a batir ponemos la nata con la esencia de vainilla y el huevo y batimos todo.

Incorporamos poco a poco la mezcla de la mantequilla y la cerveza Guinness, seguimos batiendo

Finalmente se van agregando los ingredientes sólidos poco a poco, echamos un par de cucharadas e integramos bien, otro par de cucharadas y volvemos a batir y así hasta que estén todos los ingredientes bien mezclados.

La masa queda muy líquida de modo que tenemos que tener las cápsulas puesta en un contenedor para que no se abran y hay que llenarlas solo hasta la mitad porque al hornearse sube bastante.

Lo metemos en el horno caliente a 180º durante 15-20 minutos.

Pasamos a una bandeja enfriadora y a los 5 minutos los sacamos de los contenedores y dejamos que se enfríen.

Para decorarlo hice un frosting de queso ligero, para ello use.

– 200 ml de nata para montar
– 100 gr de queso de untar (tipo Philadelphia)
– 60 gr de azúcar glass.

Mezclamos el queso con el azúcar glass hasta que este integrada, luego en otro bol frío se monta la nata fría hasta que forme picos y finalmente con movimientos envolventes le añadimos la mezcla del queso.
Para decorarlos se puede hacer con manga pastelera o simplemente aplicar el frosting con una espátula.

En el momento de la presentación se puede espolvorear un poco de cacao en polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *